Análisis de lo que está por venir: las fechas

Las decisiones puede que se tomen con la mejor de las intenciones. Eso sí, el resultado no tiene porqué ser ni satisfactorio (véase el chiste gráfico). Los que ahora menean el cotarro de la fiesta más hábilmente arrebatada al pueblo toman sus decisiones y, como menean el cotarro, las aplican como otros las aplicaron antes. Así unos decidieron que lo mejor era que David Bisbal fuera el pregonero y hasta le dieron el pito de oro, un galardón de nombre jocoso y muy dudosa honra. Otros que si la sardina en la Puerta de Purchena; otros que si en el muelle de levante. Otra decisión fue quemar la sardina en sábado, luego en domingo. Y así todos van aplicando las medidas que consideran oportunas aunque muchas se hayan revelado luego inoportunas (véase otra vez el chiste).
Este año la idea ha sido la de alargar el ya de por sí largo Carnaval almeriense hasta convertirlo en el más largo del mundo. Ya que mi hijo no es el más guapo, que al menos sea el más gordo, habrán debido de pensar. Que seamos lo más en algo. No somos los que más (ni mejor) lo vivimos en la calle como tampoco somos los que más (ni mejores) grupos tienen. No somos los que tenemos el mejor concurso ni las mejores cabalgatas. Tampoco somos los que más fama tenemos. Seamos entonces algo fácil de conseguir: los que tienen el Carnaval más largo. Y lo haremos tanto que yo creo que ahora mismo somos los que tenemos el Carnaval más largo de todo el mundo. Que se dice pronto... Quizá esté equivocado pero he consultado fechas y ni Cádiz (del 19 al 1), ni Huelva (del 19 al 25), ni Málaga (del 14 al 22), ni Jaén (del 20 al 22)... Ni Tenerife (del 18 al 1) ni Río de Janeiro (del 21 al 24)... ¡Almería! Del 6 al 28 de febrero.

Así es fácil imaginar que con tanto día, al menos lo dejarán a uno disfrutar de cada cosa; que las semifinales del concurso no serán eternas porque habrá más días... Que incluso el concurso contará con un pase doble (o más fases). Que el cartel tendrá su día de presentación y su protagonismo, que se elegirá a la diosa un día, que el Pregón será otro; que las cosas, en definitiva, tendrán su medida. Su tiempo preciso. Pero no, tampoco. El cartel se presenta el mismo día que se hace el sorteo (se vé que faltan días), la elección de la diosa es el mismo día que el Pregón que, por culpa del calendario apretado que tenemos este año (repárese en el tono irónico) coinciden en el día, hora y lugar con la primera de las semifinales.

Y digo yo que si en en 5 días hemos hecho el sorteo, presentado el cartel, elegida a la diosa, leído el Pregón, hechas las semifinales y disputada la Final, para qué queremos los otros 18 días. Que nos sobran casi tres semanas y no hay tantas asociaciones de vecinos a las que ir a cantar...